“Pero si no haces nada, sólo cuidas al bebé”

Hoy toca un poco de humor. Navegando por la red me he encontrado con éstas divertidas imágenes.

Yo misma me he tenido que enfrentar alguna vez a esa típica frase “de qué vas a estar cansada si sólo cuidas de tu bebé” o “debe ser aburrido tener tanto tiempo libre“.

Me he reído mucho al encontrar éstas imágenes que hizo una madre de Moscú cansada de responder a esas mismas preguntas. Ella se dedicó a fotografiar su rutina un día cualquiera para demostrar a todo el mundo lo agotador que puede ser sólo cuidar de un bebé las 24h del día. No he puesto todas las fotos pues eran muchas, he hecho una selección de las que más me han hecho reír.

La autora de las imágenes es Юлия Скоробогатова, y su web es http://jskorobogatova.com

El comentario de las imágenes son de cosecha propia 😉

 

Este post lo dedico a todas esas madres y padres que…

“Pero si no haces nada, sólo cuidas al bebé”

 

A lo mejor no nos suena el despertador cada día a la misma hora, a lo mejor no tenemos que salir a toque de pito y lidiar con los atascos de tráfico en hora punta.

Sin embargo, poseemos un despertador con la tecnología más precisa habida y por haber. Nunca sabes si sonará a las 4 de la madrugada o a las 8 de la mañana, ni tampoco si esa noche te habrá tocado guardia nocturna o habrás podido descansar.

No habrá suficiente con parar el despertador, levantarte tranquilamente y tomarte un café. Ese despertador requiere de atenciones y mimos para pararse, posiblemente lleve el pañal cargadito después de una larga noche y raramente te dejará desayunar antes de comerse su papilla o biberón.

img_4208

 

Cuando tu bebé empiece a gatear, tendrás una sombra incondicional que te asesorará en todos los momentos más importantes de tu día a día. Tus visitas al baño no volverán a ser en la más pura intimidad. Esos ratos en silencio sentada en la tapa del wáter ojeando qué hacen tus conocidos en Facebook se terminarán, pues tendrás un pequeño espectador a quien le encantará entretenerte mientras tu estás sentada haciendo tus necesidades.

 

A pesar de que todo el mundo se esforzará en decirte que aproveches esos ratos en que tu pequeño duerme para descansar, tu sabrás aprovechar esas mani-siestas para hacerte una puesta a punto. Te volverás una experta de hacer varias cosas a la vez. Hacerte las cejas mientras te aplicas una mascarilla, pintarte las uñas mientras tienes la comida preparándose o plancharte el pelo a la vez que recoges la ropa que tienes tendida desde hace tres días.

 

Tendrás un fiel pinche de cocina. Gracias a él todo se volverá mucho más sencillo. Los armarios de la cocina se convertirán en su principal entretenimiento. A pesar de tener decenas de juguetes en su habitación o en el comedor, él querrá investigar qué hay dentro de esos armarios y esos paquetes que intentas tener medio ordenados. Tu, mientras tanto, intentarás hacer la comida para todos a la vez que intentas que no te terminen de desmontar la cocina.

 

Si después de tu reciente maternidad las plantas de tu terraza han sobrevivido ¡enhorabuena! Yo reconozco que soy un desastre con las plantas, no nos terminamos de entender y siempre acaban secándose antes de que haya tenido tiempo de estudiar qué cuidados requieren.
Sin embargo, si en algún momento encuentras ese instante para regarlas un poquito, ¿qué mejor que aprovechar que tu hija se pase el hilo dental en sus recientes y relucientes dientes de leche?
No nos olvidemos de la espalda de los estupendos papás y mamás que se pasan las 24h al día cuidando de sus bebés… A prueba de kg, siempre con un peso en brazos.

 

Pero llegará ese momento en que decidirás ir a dar una vuelta, cuando lo tengas todo más o menos controlado en casa. O simplemente has decidido que ya no puedes más y es hora de salir a comprar y a dar una vuelta. Ese momento en que tu hijo te ayudará en la interminable hazaña de vestirle. Las patadas, los giros, el querer coger todo lo que esté a su alcance… Una carrera de obstáculos que finalmente conseguirás superar a base de tirones de pelo, suspiros y sudor.

 
Una vez superado el prepararse para salir a la calle, te dirigirás a hacer la compra y a comprar algo de ropa para tu hijo. Lo de ir de compras para ti misma ha quedado en un segundo plano, de hecho casi ni te paras a pensar en qué te pondrás mañana, sino que piensas en qué le vas a poner a tu hijo.
Como se puede apreciar en la imagen, si tu hijo decide colaborar en la elección de ropa y no montar una serenata en medio de la tienda, te lo hará saber comiéndose la etiqueta de alguno de los conjuntos expuestos.

 

Una vez finalizadas las compras, será hora de ir un rato al parque. Ya se sabe, por eso de socializar con otros niños y otras madres. Con un poco de suerte, te acribillarán a consejos y a esas típicas frases de “ui, pues el mío a esa edad ya andaba” “¿aún no lo llevas a la guardería? Pues debes estar aburrida sin trabajar y con ella todo el día en casa”.

 

 
Después de recibir una lluvia de consejos y opiniones, llegas a casa y decides comprobar el correo electrónico y leer algunos blogs de maternidad. Si te dejan un ratito, escribirás algún fragmento de algún post que tienes a medias desde hace unos días. Menos mal que siempre tendremos a ese seguidor número uno que por no querer, no nos deja ni que escribamos tres palabras seguidas sin hacerle alguna carantoña o le acerquemos algún juguete en un intento frustrado de tenerle entretenido para poder ponerte al día.
Por norma general, siempre acabas dejando el ordenador hibernando hasta que el bebé esté durmiendo.

 

Llega el momento del baño. Nunca sabes si ducharte antes o después de bañar al pequeño. Finalmente decides hacerlo antes, pues probablemente en el momento en que tu te duches, tendrás un espectador que va a hacer lo posible para que todo el agua vaya fuera de la bañera. Ya se sabe, tu hijo tiene que comprobar que te aclaras bien el champú y ¿qué mejor forma de hacerlo que observándote sin perderte de vista ni un segundo?

 

Y por fin llega la noche. Ya le has dado de cenar, has medio recogido todo el piso y sólo te queda que se duerma.
En mi caso este es mi momento de relax, pues Papá Mapache ya está en casa y se encarga él de darle la cena y de dormirla.
Sin embargo, ninguna imágen mejor que ésta para responder a la gran frase de Pero si no haces nada, sólo cuidas de un bebé.


Espero haber arrancado alguna sonrisa de vuestros labios viendo las fotos al haberos visto a vosotras mismas en situaciones parecidas.

Y vosotras ¿os sentís identificadas con estas imágenes?

 

15 comentarios

  1. Jajaja me encanta. Esto es peor que trabajar, yo ficho cada hora con la teta, sea de noche o sea de día… Cada hora!!

    Le gusta a 2 personas

    1. Si, con la lactancia materna ya es guardia 24h! Suerte que es una experiencia gratificante (aunque hay días que te tirarías de los pelos). Un abrazo guapa!

      Me gusta

  2. A mi que me den todos los trabajos del mundo, que por lo menos tienen un horario… y hasta vacaciones!!!! Esto de los hijos es un no parar las 24 horas del día, los 7 días de la semana y los 365 días del año… te lo dice una que ha pasado la noche en vela con la Mayor de cuatro años con tos y fiebre y la peque de 18 meses dispuesta a tener jarana nocturna!!!!

    Le gusta a 2 personas

    1. Qué razón tienes… Yo hay días que pienso que a pesar de que en el trabajo poco descanso tenemos, los ratos que tendría de descanso no estaría pensando en todo lo que me queda por hacer en casa (lavadoras, planchar, cocinar, limpiar…) y eso es lo que piensas hacer en los ratos “libres”..
      Vaya panorama tienes guapa, espero que ésta noche sea mejor y la mayor esté mejor de la tos y la fiebre. Un abrazo!!

      Me gusta

  3. Jajajajaja me ha encantado!!

    Le gusta a 2 personas

    1. Sin duda una buena iniciativa la de ésta madre jajaja, la foto con el palo selfie sentada en la taza del water es de lo más ilustrativa. Un beso guapa!

      Le gusta a 1 persona

  4. Lo de los momentos baño sigue pasando con 2 y 6 años… 😛

    Le gusta a 1 persona

    1. Paciencia, no nos queda otra. El mundo del baño es todo un misterio para los niños jajaja.

      Le gusta a 1 persona

  5. Me he reido tanto que termine llorando. Llevo casi 3 en esas mismas situaciones….pero es maravilloso dedicarles nuestro tiempo en sus primeras etapas. Verdad? Al menos a mi me parece que mi hija lo apreciara muchisimo….😘

    Le gusta a 1 persona

    1. Tienes toda la razón 🙂 Es maravilloso dedicarles todo el tiempo que podemos. Creo que nos podemos arrepentir de muchas cosas, pero de dedicar tiempo a nuestras hijas nunca nos arrepentiremos. Un abrazo y muchas gracias por pasarte y comentar 🙂

      Le gusta a 1 persona

      1. De nada, ser madre es maravilloso. Es como renacer, con sus pros y contras jjj. Me gusta mucho su blog.

        Me gusta

  6. Me he sentido identificada en cada imagen!! Y lo de la dichosa frase de ¿no lo llevas aún a la guardería? Estoy tan cansada de escucharla!! Un saludo!!

    Le gusta a 1 persona

    1. Si, cansa muchísimo que la gente esté todo el día preguntando lo mismo… ¿Ya has vuelto al trabajo? ¿No la llevas aún a la guardería? Criticar y juzgar, deporte nacional! Paciencia, no nos queda otra. Gracias por tu comentario guapa! Un saludo

      Le gusta a 1 persona

  7. He de reconocer que salvo los 5 primeros meses, siempre ha ido a la guarde. Primero porque trabajaba y ahora porque él lo necesita. Pero estar 24 horas con un niño es tremendamente agotador… no hay vacaciones, ni puedes pillarte una baja por enfermedad, ni pausas para el café. Deberían reconocer mucho más la labor de las valientes mamás que cuidan de ellos a jornada completa!

    Me gusta

  8. […] ¿Hace falta llegar al punto de pelearse y que una mujer se vaya de casa para que un padre de familia trabajador se de cuenta de todo lo que implica ser madre y hacer todas las tareas del hogar? ¿Qué significa esa frase de quedarte en casa jugando a las muñecas? Yo soy una de esas mujeres que he pedido una excedencia laboral (para algunas mujeres eso es sinónimo a renunciar a su vida laboral, yo de momento simplemente digo que he puesto una pausa a mi vida laboral para poder disfrutar de otra etapa a nivel personal) para poder cuidar a mi hija pero ni soy la única que hago las tareas de casa ni el padre de mi hija cree que me quede en casa “jugando a las muñecas”. En su día ya os conté cómo me revienta la frase de “¿No te aburres todo el día en casa sin hacer nada?” o “¿Y cuándo vas a llevar a la niña a la guardería y volverás a hacer algo como trabajar?” y este tema también se hizo viral en las redes y os hablé de él en este post.  […]

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: